lunes, 21 de septiembre de 2009

No sé porque debe ser pero cada vez que pienso en algo todo lo que me rodea habla o tiene que ver con esa idea.

La idea que rondaba en mi cabeza hoy es la de la elección. La elección constante en la vida. O por lo menos la que empiezas a hacer cuando tienes uso de razón.

¿Debo estudiar o debo trabajar?, ¿Voy a la universidad o hago un módulo (FP en mis años mozos)?, ¿Tengo que retrasar mi maternidad o encontrar antes un buen trabajo?...

Miles de elecciones que hacemos cada día casi sin darnos cuenta (café o cola cao?), elecciones que nos abren caminos pero que a su vez nos cierran muchos otros.
Caminos a los que nunca más tendrás opción, caminos de encrucijadas que pasas y a los que no volverás.


Llego a casa y el estado de Helena reza :"La lección más difícil de aprender es: qué puente usar en la vida o cual quebrar". Con esa clarividencia de la que ella está dotada...

Hoy es un día de esos en los que he elegido un camino, un camino que no sé si es el correcto. Un camino al que no le veo un buen final, pero, al fin y al cabo, un camino. Y también he quebrado un puente...

Nunca me arrepiento de lo que hago, suelo decir que uno debe arrepentirse, más bien, de aquello que no ha hecho porque nunca más tendrá la opción de hacerlo. Pero, si eliges un camino estas renunciando a otro y, por lo tanto dejas de hacer algo y pierdes la opción de hacerlo... :S

Hoy es un día de esos en los que me pregunto si soy objetiva y buena eligiendo...

2 comentarios:

Miguel Franco (Mike) dijo...

Me acabas de dejar completamente a cuadros!!! Entre otras cosas porque me parece que ni siquiera logro adivinar a qué te refieres... cómo se nota que ya no hablamos tanto como antes!!! :'(

En fin... pese a que en mi cabeza está el yo, romántico enfermizo, que cree que pensar con el corazón es el modo en que mejor podemos pensar las cosas que realmente nos importan, luchando a capa y espada con el yo, cerrado y pesimista, que cree que en estos tiempos que corren solo podemos dejar tomar parte al corazón cuando haya debatido largo y tendido con nuestra cabeza, opino y opinaré lo que he creido siempre, que tú, con ese corazón que tienes, cualquier decisión que tomes con él seguro que será buena...

Mucha suerte con el viaje y espero que el puente que has escogido te lleve a esa orilla que te mereces y que te traiga lo mejor... y hey! Siempre se puede levantar un puente nuevo, quizás usando incluso parte del quebrado :)

Besicos y abrazos!!!

M dijo...

Ooohhh!!! Y tú siempre sabes que decir para hacerme sentir mejor! ^^
Moltes gràcies!!
Un besazo!