martes, 26 de junio de 2007

Vértigo... (I)

Es una sensación tan recurrente... tan repetida...
A veces me invade, cuando me siento en algún banco de algún parque (costumbre, por otro lado y a mi pesar, cada vez menos corriente) y miro hacia arriba...

De pronto, tengo una ligera percepción del espacio, de lo que significa, del abismal volumen del mismo... y lo noto ahí, encima... alrededor...

Entonces, si se puede ver ya la luna, pienso en el tamaño de ésta, y en la distancia que nos separa. Se pierde mi mente divagando en teorías bochornosas sobre el infinito de lo que nos rodea y que nos resume, por relación, en la mayor de las insignificancias...

Y me invade el vértigo. Un vértigo muy leve... una pequeña angustia al fondo de mi garganta pero que inhunda mi cabeza y me hace dejar de darle vueltas por temor a peores represalias...

Y no estoy seguro de si el vértigo lo provoca esa breve sensación de profundidad, o si realmente lo que lo provoca, lo que crea esa pequeña ansiedad, es el llegar a comprender que jamás comprenderé tantas cosas...

2 comentarios:

Las telepatéticas dijo...

Creo que si dejases lo de sentarte en un banco a experimentar el que de las cosas para cuando seas mayor esa sensación, en parte, desaparecería.
Es broma, lo que cuentas es muy profundo. Gracias por compartirlo.

Miguel Franco dijo...

Je, je, je.. a veces me planteo dejar de hacerlo.. pero en mi trabajo tengo ocho horas para darle vueltas y vueltas a la cabeza.. no puedo evitarlo :P

Muchas gracias por pasarte (o pasaros )

Un saludo!