martes, 24 de julio de 2007

Censura o 'El Jueves' secuestrado

No entiendo demasiado de política. Es algo que no me preocupa demasiado (mal hecho, quizás... seguramente) pero es que me da la sensación de que cada cual intenta venderte lo que quiere a través de lo que creen que tú quieres... Son como esos vendedores que te llaman a casa y te intentan endosar una enciclopedia que no te hace falta o cualquier otra cosa que no quieres y que te resultará un gasto innecesario...

Y no tengo directamente nada en contra de ninguno de los dos dos sectores; hacen su trabajo, es por lo que les pagan y tienen que hacerlo. También podrían acceder a cualquier otro tipo de trabajo, por lo que se me antoja en la mayoría de casos como algo "vocacional" (obviamente, muchísimo más en el caso de la política, por supuesto), aunque ya no cabría entrar en la situación en la que se encuentra cada cual para hacer qué o qué cosa...

Dejando claro que, a mí la política, ni fú ni fá (de hecho, la mitad de políticos me suenan por la revista en cuestión o por programas del corazón, hay que fastidiarse), sí que diré que de algo que sí entiendo, aunque sea un poquito y no lo tenga, es de sentido común.

Y el sentido común, el que se porta (o debería) en estos tiempos, y que aún, hay que decirlo porque está ahí, tiene muchas controversias y disparates en sus carnes, me hace ver lo absurdo de la censura en estos días...

Hoy en día, si bien estamos muy pero que muy atrasados en según que aspectos (y aquí generalizo a nivel global), una cosa en la que hemos evolucionado largo y tendido, tras mucho trabajo y sacrificio de unos cuantos, es en haber dejado latente nuestro derecho, el de todos, a poder expresarnos libremente, sin más represalias que un contrapunto o la réplica de un igual que, como tal, usa la misma herramienta que es su libertad de expresión para hacer saber su desacuerdo o su desconformidad con dicha opinión...

Así pués, si nos llevamos todo esto al terreno de la sátira y, concretando más, al antiguo oficio del humor gráfico, el sentido común me muestra como algo absurdo la censura hoy en día, en un mundo en el que necesitamos poder reirnos de las cosas malas y buenas que nos pasan para poder sobrevivir a la locura del caos de todo lo que nos rodea...

El Jueves, a sus 30 años, ha gozado de la libertad que los mismos autores o su editorial se han permitido, riéndose "sana(aunque canalla)mente" de todo lo habido y por haber...

Además, hoy en día gozamos de la posibilidad de denuncia contra la ofensa hacia la propia persona, que se puede llevar a un tribunal, y que, si es (supuestamente) razonable, nos paga daños y prejuicios que haya podido traer, siempre teniendo en cuenta que, si se hace una sátira sobre alguien real, este suele ser un personaje público y que, por tanto, su imagen es de carácter público, para buenas o para malas, por lo que no habría de extrañarnos esta libertad por parte de sátiros y humoristas ya que es algo que conlleva...

Por lo que encuentro totalmente absurda y ridícula la acción tomada y la situación de busca y captura de la revista como si de una cada de brujas o de la santa inquisición se tratara, que, por otro lado, ha conseguido el efecto contrario... que estamos en el s.XXI, por Diox!!!



Sigh... en fin... son dias tristes para los dibujantes y humoristas...

1 comentarios:

iturbinho dijo...

he abierto un blog nuevo para poner criticas de películas, comics etc. si alguno de vosotros quiere participar...
a mi me gustaria trabajar aqui,pero no se me ocurre nada que poner